Empresa de transportes: ¿qué tipos de transportes existen?

A la hora de elegir una empresa de transportes para trasladar nuestras mercancías, es fundamental que conozcamos cuáles son los tipos que están disponibles. De esta manera, sabremos a ciencia cierta cuáles son las mercancías que se pueden llevar en cada uno de ellos.

Opciones para el transporte de mercancías

En el sector del transporte, podemos encontrar distintas opciones para trasladar nuestras mercancías. Una adecuada compañía debe ofrecer varias modalidades sabiendo que los habituales son: el marítimo, el terrestre y el aéreo. ¿Cómo son cada uno?

Transporte marítimo

Dentro del comercio internacional, la opción del transporte marítimo es, en la actualidad, la más utilizada. Tanto es así que, en los últimos años, llevar mercancías a través del mar ha crecido notablemente, rozando un aumento de casi el 7 % desde 2017, y sigue sumando.

En el caso de elegir el transporte marítimo, lo habitual es que se utilice para trasladar mercancías no perecederas. Es decir, productos que no se van a consumir de manera más o menos inmediata. ¿Por qué se elige esta opción? Para este tipo de productos, el transporte marítimo es el más adecuado porque es la forma más económica de traslado.

Transporte por tierra

Otra de las opciones más habituales es la de utilizar el transporte terrestre. Hablamos de camiones o furgonetas que llevan los productos de un lugar a otro, siendo lo normal hacer uso de esta opción cuando se quiere hacer un trayecto entre distancias más cortas.

Generalmente, esta modalidad se utiliza en los países desarrollados, haciendo que los productos se trasladen dentro de un mismo territorio, o entre países vecinos donde las fronteras no están demasiado lejos.

El transporte por tierra tiene la ventaja de contar con una amplia red de carreteras, lo que facilita el traslado de los productos y favorece el que se pueda entregar la mercancía de puerta a puerta. Otro de los grandes beneficios es que este tipo de transporte permite trasladar cualquier producto, incluyéndose los alimentos perecederos.

Si bien es cierto que no es la modalidad más económica, suele ser bastante asequible para todos los bolsillos.

Transporte aéreo

En años anteriores, el transporte aéreo no era el más popular, debido a sus altos costes. Sin embargo, actualmente, cada vez se está utilizando más, gracias a la globalización de flujos económicos y, sobre todo, al nacimiento de ciertas economías de escala.

Este tipo de transporte es ideal si quieres realizar envíos de manera urgente. También se utiliza bastante para trasladar productos sanitarios o farmacéuticos o, incluso, para transportar artículos de lujo.

Como puedes observar, hoy en día existe prácticamente una opción para cada producto. Una empresa de transportes sabe de la importancia de ofrecer las diferentes opciones y, de esta manera, dar a los usuarios un servicio más completo.