El extraordinario poder de saber escuchar – Encarnación León, directora de Personas y Talento; miembro Comité de Dirección

“Siempre llevo Extemoduro en el coche, soy de los grupos clásicos”

Encarnación León es la mayor de 3 hermanos que representan a la perfección el concepto “ser una piña”. Es oriunda de San Javier pero en su corazón también está Galicia, donde residió desde los 6 hasta los 18 años con su familia. Parte de su infancia y adolescencia la vivió entre A Coruña y Santiago de Compostela. Comenzó a estudiar psicología en Santiago y se licenció en Sevilla, en donde su familia se había trasladado por trabajo. Podríamos decir que aún tiene el gusanillo de periodismo dentro, licenciatura que estuvo muy cerca de cursar.

Comenzó su vida laboral en Sevilla de becaria, como muchos recién licenciados, en el departamento de Recursos Humanos. Allí se encontró con su jefe, una persona para la que era muy importante el equipo y su motivación constante… para ella fue una persona que le dejó huella. Aún mantiene el contacto con Ramón y le sigue llamando Jefe.

Podríamos decir que su regreso en 2005 a la región fue un poco rocambolesco, vino a la boda de una amiga y llegando tuvo un accidente con su Clio. En San Javier vivía su pareja así que mientras veian si su coche tenia arreglo o no, comenzó a buscar trabajo. Dos semanas después comenzó en el departamento de Recursos Humanos de una importante empresa del sector Inmobiliario.

Diez años después fue cuando comenzó su historia con Grupo Caliche. Hoy, tras 5 años, hemos venido hasta la orilla del Mar Menor para conocer la faceta más personal de la directora del Departamento de Personas y Talento, y miembro del Comité de Dirección.

 

Nos has traído hasta la orilla de la playa, en Santiago de la Ribera. ¿Porque?

“Me siento muy identificada con este lugar. Aquí hemos venido mucho Micaela (su hija, que también está presente en la entrevista) y yo a caminar desde que estaba en mi barriga. Antes terminaba siempre el paseo con unos churros en el Kiosco, desde que está Micaela la ración de churros es doble. En este paseo mi hija vio por primera vez el mar, dio sus primeros pasos… todos tenemos rincones en nuestra vida y este es uno de mis rincones”

Durante estos meses de confinamiento, se ha hecho imprescindible el Teletrabajo. ¿Como lo has vivido?

“Lo he pasado en la cocina, y eso que no me gusta cocinar… era mi lugar de trabajo. Mi equipo y yo lo hemos vivido intensamente, siempre había algo que gestionar y no existían los horarios. Micaela se enfadaba cuando a las 20:00H no podía salir a aplaudir a nuestros sanitarios porque estaba inmersa en una videoconferencia. El teletrabajo nos ha venido de repente y la excepcionalidad de la situación ha hecho que nos costase más gestionarlo, aun así ha sido extraordinaria la capacidad que han tenido los equipos para gestionarlo todo.  El reto para los próximos meses es regular el teletrabajo con un horario, ayudando así a la conciliación”

 

¿Crees que ha venido para quedarse?

“Si no ha venido para quedarse, hay que hacer que se quede. Es la puerta a la conciliación. Todos tenemos que poner de nuestra parte: la empresa debe confiar, como lo ha hecho durante este confinamiento,  y la gente debe realizar su trabajo de manera responsable como lo ha llevado a cabo estos meses. Debemos mantener el compromiso que hemos adquirido.”

 

Esta pandemia nos ha traído cosas muy malas pero también nos ha enseñado cosas muy buenas para el futuro. ¿Qué destacarías?

“Nos ha hecho valorar lo que es realmente importante en la vida. En una sociedad en la que existe ese afán incansable por hacer cosas y consumir, hemos sido capaces de reflexionar y darnos cuenta de que no necesitamos coleccionar experiencia fuera de casa. Nos hemos descubierto a nosotros mismos y nuevas formas de pasar el tiempo. A veces nos complicamos la vida buscando que hacer sin darnos cuenta de que lo tenemos delante de nuestros ojos. Hemos aprendido a disfrutar de las cosas pequeñas que le dan sentido a la vida.”

 

Hablando de futuro, ¿que sería para ti un plan perfecto para disfrutar en vacaciones?

“Para eso soy muy sencilla… Una tumbona en la playa y un mojito”, dice entre risas. “A las 10 de la mañana preparo mi nevera con el aperitivo y me marcho a la playa con Micalea y todos mis sobrinos, ellos se lo pasan en grande y yo también. “

 

¿Qué prefieres, el día o la noche? “Siempre he sido muy de noche pero ahora me gusta más el día, mis planes ahora son dirunos.”

¿Que no volverías a hacer? “No hay nada de lo que me arrepienta especialmente, en cada momento he hecho lo que me pedía el cuerpo.”

¿Qué eres aunque no lo parezcas? “Siempre he sido muy tranquila y serena, aunque por dentro soy un huracán.”

¿Dónde no te veremos nunca? “¡Nunca digas de esta agua no beberé! No soy muy de extremos y decir que nunca me veréis en algo sería marcarme un extremo.”

¿Eres viajera? “No viajo mucho, si se da la oportunidad voy pero no estoy planificando constantemente un nuevo viaje. Viajo con un Libro”

¿Cuál es tu próximo destino? “Quiero ir a Nueva York”, respondió Micaela rápidamente. Creemos que ese será su próximo destino.

¿Qué consejo le darías a tu hija? “Que sea ella misma y no se deje influenciar. Es una niña muy decidida y sabe lo que quiere.”

 

Cortita y al pie

¿Un sitio para tomar una cerveza? La barra del Venezuela

¿Una canción? Desarraigo de Extremoduro.

Libro para el verano: Donde el corazón te lleve de Susanna Tamaro

¿Qué consejo daría? Que cada uno se muestre como es, hay que ser auténtico.

¿Cual es tu copa preferida? Jameson con Cola

¿Te gustaría ser invisible? No, me gustaría más poder teletransportarme.

¿Un héroe o heroína de ficción? No soy de personajes de ficción, soy más de personas reales.

¿Un epitafio? Madre mía, no me he parado nunca a pensar en eso.