contenedor-reefer-caliche

¿Qué es un Contenedor Reefer?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué es un contenedor reefer? Esta pregunta es frecuente entre quienes estén interesados en conocer las características comunes y los tipos de medida posibles. El transporte de mercancías de contenedores es una de las principales áreas afectadas. En este sector trabajamos desde Grupo Caliche, para ofrecer servicios profesionales de calidad adaptados a todas las necesidades. Por eso, hay que comprender bien el funcionamiento del transporte marítimo de mercancías antes de actuar como compradores o vendedores.

¿Qué es un contenedor reefer?

Un reefer es un contenedor que se crea para hacer adecuadamente el transporte de las mercancías que necesitan refrigeración. Pueden ser de nevera o de congeladores. Normalmente, requieren no solo un contenedor especial, sino una supervisión constante que permita que no se pierda la atmósfera y, en consecuencia, que no se rompa la cadena de frío. Por todas estas características, son comunes en aquellos productos que se consideran perecederos. Ahí entrarían frutas, verduras, pescados, carnes y otros del estilo.

¿Cuáles son las características de los contenedores reefers?

Se trata de cámaras de frío portátiles que se mueven junto con el sistema de transporte. Es decir, se enganchan a los camiones o al vehículo que se encargue de transportar la carga perecedera. Por lo tanto, son los propios contenedores los que tienen que cumplir con las características imprescindibles para su envío y recepción. Son fáciles de usar y tienen propiedades comunes a las de los contenedores de almacenamiento para antes y después del transporte.

Entre otras cosas, hay circulación del aire de manera continua para que los productos no caduquen. De esta forma, se mantiene la temperatura deseada de manera constante. Por norma general, este control de temperatura se hace a través de una rejilla que inyecta el aire frío por la parte inferior o superior. Por supuesto, también hay otra apertura para que entre aire del exterior cuando sea necesario.

En la parte frontal, existe un compresor que ayuda a tener aberturas en los conductos de ventilación. Se pueden controlar los grados centígrados a los que funciona gracias al panel de control. Los parámetros de temperatura hay que ajustarlos dependiendo del tipo de producto que se transporte. También se da la ventilación específica y la humedad graduada para cada tipo de artículo a transportar.

También es importante que conozcamos cómo es de manera interna este tipo de contenedor. El sistema se encarga, básicamente, de cerciorar que el transporte se realiza con un flujo de aire personalizado y ajustado a las necesidades de nuestros productos. Para ello, toda la cámara interna dispone de materiales preparados para tal fin.

El suelo es metálico y tiene surcos, por los que es más sencillo que circule la corriente. Hay una salida de aire caliente y una entrada de aire frío y la propia conducción también se realiza por los orificios del suelo. Además, para garantizar el buen resultado de la cadena de frío, también vienen marcados los espacios con la carga máxima permitida.

De esta forma, es completamente seguro transportar el máximo de mercancía posible sin que se vea afectada la carga por no haber cumplido con la temperatura que se le pidió a la máquina y que debía mantener a lo largo de todo el viaje hasta el destino.

En conclusión, está claro que es indispensable usar un contenedor reefer cuando se envían mercancías que necesitan frío. No importa si la temperatura debe ser bajo cero o un poco por encima. Los contenedores anexos a los camiones están metalizados para que la circulación de frío se haga usando el mínimo de energía necesario. De esta forma, los resultados son óptimos con el coste económico más bajo.