clasificacion-IMO-cargas-mercancias-peligrosas

Clasificación IMO de cargas y mercancías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En el mundo de la logística y los transportes, es importante contar con estándares que ayuden a los proveedores y usuarios. Hablamos de leyes y normativas como la clasificación IMO de cargas y mercancías. Ya se trate de legislaciones que afectan a la cantidad de mercancía o a su tipología, todas buscan facilitar los trámites, especialmente en las aduanas. Al llegar a estos puntos de envío entre países solían surgir fricciones debido a que las materias primas y los productos elaborados podían tener diferentes clasificaciones a cada lado de la frontera.

Gracias la normativa IMO, las empresas de transporte de mercancías como la nuestra pueden realizar sus envíos de sustancias peligrosas de forma segura y coordinada. La existencia de marcos comunes ahorra tiempo al fabricante y, por tanto, acaba beneficiando al consumidor final.

¿Cómo se realiza la clasificación IMO de cargas y mercancías?

La clasificación IMO de cargas y mercancías parte de la definición de mercancía peligrosa y ayuda a entenderla, dividiendo este tipo de elemento en varias clases.

Las mercancías peligrosas son aquellas que pueden representar un riesgo para la salud o la seguridad de las personas. También se entiende que el riesgo puede padecerlo el medio ambiente. El traslado de este tipo de sustancias debe realizarse de forma segura y eficaz. Se deben cumplir estrictas condiciones que garanticen la seguridad y minimicen los riesgos durante el trayecto.

Se pueden encontrar nueve clases de mercancías peligrosas en total, según la clasificación IMO. Son las siguientes:

Explosivos

Estas sustancias pueden producir daños por explosión, a menudo debido a una reacción química concreta.

Gases

Los gases pueden ser licuados, comprimidos o refrigerados. A su vez, también se puede hablar de gases inflamables con la temperatura, gases tóxicos y gases no tóxicos pero dañinos.

Líquidos inflamables

Son líquidos que en 38 grados o más son inflamables. La gasolina o el petróleo son algunas de las sustancias que encajan en esta categoría.

Sustancias o sólidos inflamables

Se trata de sustancias inflamables que tienen asociado un riesgo de incendio importante.

Sustancias oxidantes y peróxidos orgánicos

Este tipo de elementos pueden provocar combustión al impactar con otras sustancias. Ante temperaturas normales o elevadas, existe un riesgo de descomposición que se traduce en una posible explosión.

Sustancias tóxicas e infecciosas

Se refiere a un tipo de sustancias que pueden provocar daños en la persona al contacto o tras la ingestión (tóxicas). También se denominan infecciosas si son capaces de ser transmitidas entre personas.

Sustancias radiactivas

Las sustancias radiactivas representan un grave peligro, ya que sus diferentes variantes tienen capacidad de emitir radiación a cierta distancia. Se distinguen entre sí por una serie de etiquetas blancas y amarillas con números en su interior.

Corrosivos

En esta categoría se encuentran diferentes materiales líquidos o sólidos que provocan daños por corrosión en la piel y en las mucosas. En la etiqueta se encuentran dos mitades, una blanca y una negra. Sobre ellas hay un tubo de ensayo que provoca daños en una mano. Es un material que afecta de forma nociva a las personas, por lo que es importante tenerlo identificado siempre.

Artículos y sustancias peligrosas

Hay muchas sustancias que no encajan en ninguna de estas 8 categorías. En la naturaleza hay miles de elementos que, a su vez, han sido modificados científicamente. Esta variedad ha traído como resultado una amplia gama de materiales que no se pueden clasificar en categorías como las descritas anteriormente.

Para identificar estos elementos es importante añadir información extra que ayude a comprender las especificaciones de estos materiales. Así, la clasificación IMO de cargas y mercancías se ha mostrado como un sistema muy útil en lo que se refiere a transportes y logística.