que-son-los-fletes-maritimos

¿Qué son los fletes marítimos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El transporte maritimo es una estupenda forma de llevar de un sitio a otro mercancías. A veces, por culpa de la geografía, es la única manera factible de transportar productos de manera económica. Cuando hay mucha distancia, muchos empresarios optan por el transporte aéreo, sobre todo si los productos son perecederos o delicados. Sin embargo, el flete maritimo es una buena opción para casi todo tipo de traslado de mercancía nacional o internacional.

El transporte marítimo y el flete marítimo

Sobre todo, cuando se trata de comercio internacional, los transportes marítimos son los más habituales. Los envíos por mar llevan mucho más tiempo que por tierra y, por supuesto, que por aire. Sin embargo, son una vía perfecta cuando se manda mucha mercancía y los contenedores van repletos de productos. La meta debe ser siempre trabajar con compañías logísticas de calidad que muevan lo más rápido posible los productos y, a la vez, que realicen los transportes de forma segura.

¿Qué son los fletes marítimos y cómo conseguir ahorrar dinero con ellos?

Los fletes marítimos son impuestos que varían dependiendo del tipo de comercio marítimo que se lleve a cabo. Por norma general, se relacionan con el contenedor que se envía. De esta forma, siempre va a salir mucho más económico ahorrar todo lo posible en el contenedor y llenarlo al máximo. Además, compactar de la mejor manera posible la carga ayudará a que quepa mucha más mercancía en el mismo espacio.

Como solo se paga por el contenedor, también se puede compartirlo con otros empresarios si no se va a lograr llenarlo como para que compense pagar por su envío marítimo. Las tarifas de fletes marítimos suelen pagarse de forma pactada en el puerto. Se llega a un acuerdo entre el porteador y los usuarios del servicio. De todas formas, hay diferentes pasos a seguir que pueden variar dependiendo desde dónde y hacia dónde se envíe mercancía.

¿Cómo funcionan las negociaciones de nuestros transportes marítimos?

Las negociaciones pueden tener en cuenta diferentes necesidades. Por norma general, siempre se realizan en los puertos. Por ejemplo, los transportes de puerta a puerta, los de puerto a puerto, los de puerta a puerto o los de puerto a puerta. Las variantes harán que el precio fluctúe, pero también obligarán a tener en cuenta otros gastos.

Por ejemplo, pueden encargarse de recepcionarlo o llevarlo a puerto, pero si no se contrata entrega o salida desde puerta, el otro destino tiene que estar cubierto: alguien tiene que seguir el pedido. Cuando se trata de empresarios individuales, compañías pequeñas o mucha distancia sin sedes en diferentes países, lo más habitual es contratar de puerta a puerta. Este servicio es, naturalmente, más caro, pero muy eficaz para garantizar que los productos no se pierdan en el viaje.

Por otra parte, los contenedores pueden alquilarse o poseerse. Cuando se tienen contenedores propios, normalmente estos están adaptados a las necesidades individuales. Si no se llena en una carga estimada, se puede colaborar con otras personas para conseguir llenar el espacio y dividir el gasto del envío. Sin embargo, es importante tener en cuenta que normalmente se va a pagar por una cantidad fija de envíos al año. Si se contrata este servicio en el puerto, es posible ahorrar todavía más dinero por envío.

Desde Grupo Caliche, nos encargamos de crear espacios más saludables para los productos y más productivos para los envíos en masa. Por esta razón, creemos que siempre debemos trabajar en el transporte marítimo con compañías profesionales, que necesiten servicios de calidad con garantías. Nuestros transportistas y empresarios relacionados aseguran un servicio de calidad. ¡Confiemos siempre en el trato profesional al exportar productos por vía marítima!