comercio-exterior-logistica-internacional-caliche

Comercio exterior y logística internacional

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El comercio exterior y logística internacional está afrontando importantes retos en los últimos meses. La logística y almacenaje está sufriendo el impacto más importante desde la crisis del petróleo de mediados de los años 70, reconfigurando alianzas, modificando parámetros del comercio internacional y reorientando las cadenas de producción tanto en Europa como en el resto del mundo.

Comercio exterior y logística internacional en un nuevo marco

En las últimas décadas, la globalización permitió que las empresas europeas y norteamericanas externalizasen su producción a los países del sudeste asiático y, en especial, a China. El gigante asiático se convirtió en la gran fábrica del mundo y este proceso generó unas cadenas logísticas largas y profundas para poder enviar todo tipo de productos desde esa zona del mundo a los consumidores finales.

Con el aumento exponencial del precio de la energía y un consumo renovado en Occidente tras el fin de las restricciones por el coronavirus, la logística internacional ha visto tensionarse su modelo de transporte. Sin embargo, este nuevo panorama es, en el fondo, un reto para las empresas de comercio internacional. Desde el Grupo Caliche tenemos plena constancia de que los precios de los contenedores marítimos se han multiplicado hasta por diez y eso encarece mucho el transporte. Además, el 90 % del comercio mundial se hace por barco, lo que afecta al corazón de la logística internacional y al almacenaje, dos servicios que ofrecemos con máximas garantías desde el Grupo Caliche.

Una ventaja de este momento histórico es la posibilidad de conocer las necesidades reales de los clientes. En algunos casos, por los bajos precios, se generaron mercados especulativos ahora sin cabida. Un buen sistema de organización con una clara gradación de tipos de productos, clientes y precios permite reorientar la logística hacia aquellos mercados que son más rentables.

Productos tecnológicos y valor añadido

Descubrir qué productos tienen un mayor valor añadido y, por ende, se pagan a precios más caros es una función de empresas como la nuestra. Ofrecemos una clara ventaja competitiva para aquellas empresas de comercio internacional con buen olfato.

Sin embargo, otros, por su alto nivel tecnológico o por el valor añadido que suponen para las economías locales —bienes intermedios, necesarios para la fabricación en industrias europeas, véase piezas de automóviles o baterías— pueden permitirse un precio más caro sin que ello repercuta en exceso en la demanda de los clientes.

Digitalización y automatización: una ventaja competitiva

La digitalización de los procesos de la logística internacional, una base esencial en las estrategias de nuestra empresa, supone una ventaja competitiva para aquellas compañías que sean capaces de adaptar procesos cada vez más automatizados. Por ejemplo, precisamente ahora que ocurren problemas de desabastecimientos y roturas de stock, disponer de un almacén totalmente automatizado es esencial. El control de los pedidos, las materias primas, las entregas, las importaciones previstas y las entregas a realizar debe ser máximo. Desde el Grupo Caliche estudiamos al milímetro esta herramienta esencial para la planificación.

Nuevas tecnologías como la inteligencia artificial o el big data permiten disponer de datos fiables y actualizados que dan más valor a la cadena de suministro. El objetivo, anticiparse a los cambios, ser flexibles con las nuevas demandas y evitar roturas de stock o fallos en la previsión de gastos que puedan dañar seriamente al negocio.

El acortamiento de las cadenas de suministro

Las mejores empresas de comercio exterior y logística internacional serán las capaces de comprender que esta crisis hará que muchas empresas de import-export opten por cadenas de suministros más cortas y, en algunos casos, por traer sus fábricas a Europa para compensar el precio del transporte. El mercado que estudiamos desde nuestro grupo está en una profunda revisión de la logística y habrá amplios beneficios para aquellas firmas que sean adaptativas.